Skip to content

Electricidad, hidr?geno o biocombustibles: ?qu? impulsar? a los veh?culos del futuro?

12/08/2011

Para dar respuesta al alza de los precios del petróleo, el cambio climático y la contaminación del aire será necesario que la industria automotriz y las refinerías de combustibles lleven a cabo una verdadera revolución tecnológica. En este contexto, la identificación de los sistemas de propulsión más prometedores, ya sean los biocombustibles, el hidrógeno o las baterías, es crucial para planificar adecuadamente el futuro del transporte.

Un estudio reciente, coordinado por el Imperial College de Londres y realizado en colaboración con la Universidad Aachen de Alemania [1], ha  revisado y reinterpretado siete informes previos elaborados por distintos organismos internacionales que comparan los rendimientos de vehículos con motor de combustión interna, los híbridos, los híbridos enchufables (plug-in), los eléctricos con batería o pila de combustible de hidrógeno, y los alimentados con bioetanol. Aunque los estudios difieren en términos de alcance, origen de los datos utilizados y metodología y, por tanto, sus resultados no son estrictamente comparables, el presente análisis muestra que existe una coherencia básica en sus conclusiones. En concreto, los estudios sugieren que las pequeñas mejoras en la eficiencia de los vehículos de combustión interna pueden desempeñar un papel importante en el corto y medio plazo. Sin embargo, para alcanzar objetivos de reducción de emisiones contaminantes a más largo plazo, serán necesarios combustibles y motores alternativos, y se requerirán políticas enérgicas activas para promover su rápida implantación. Por otra parte, aunque los informes se centran en el uso de bioetanol y por tanto no consideran otros biocarburantes de nueva generación, los resultados obtenidos sugieren que a largo plazo la eficiencia de los vehículos híbridos con motor de combustión interna puede estar limitada por la disponibilidad de combustibles sostenibles. Por tanto se espera que a largo plazo los vehículos eléctricos, tanto de baterías (BEV’s) como de pilas de combustible (FCV’s), adquieran un papel preponderante. Aunque estas dos tecnologías se han presentado tradicionalmente como antagónicas y excluyentes, los estudios más recientes sostienen que ambas son necesarias, ya pueden dar servicio a diferentes segmentos del mercado del automóvil.

En este nuevo análisis se han intentado superar algunas de las limitaciones de los estudios revisados, realizando una nueva evaluación económica que incluye no solo el precio del vehículo, sino también su mantenimiento. De este estudio se deduce que si se comparan los medios de propulsión y los combustibles alternativos considerando un solo tipo de vehículo estandarizado, y utilizando patrones de conducción promedio, los costes estimados para todas las opciones varían en un margen muy estrecho, y las posibles diferencias estarían dentro del margen de error. En otras palabras, con este método no es posible ser concluyente sobre cuál será la opción  más barata alrededor del año 2030. Por el contrario, si se consideran distintos tipos de vehículos y patrones de conducción variables, la evaluación económica muestra que  algunas de las opciones tecnológicas disponibles son más competitivas que otras para determinados segmentos de mercado. En concreto, desde esta perspectiva la tecnología BEV’s parecen ser potencialmente más ventajosa en los modelos de vehículos más pequeños, siempre que se utilicen en un ciclo de conducción de baja energía (por ejemplo: urbano y no urbano a baja velocidad) y que su kilometraje sea suficientemente elevado. Los FCV’s y los híbridos enchufables (PHEV’s) con baterías relativamente pequeñas (5-15 kWh) podría competir favorablemente con los motores de combustión interna en el resto de los segmentos del mercado. No obstante los PHEV´s son potencialmente la opción más barata de todas, aunque su utilización no permitiría reducir fácilmente las emisiones a cero. Por otra parte, los PHEVs con modificaciones para aumentar su autonomía pueden ofrecer ahorros significativos para los usuarios que estén dispuestos a sacrificar parte del rendimiento, especialmente en lo que se refiere a la velocidad máxima. No obstante, será necesario realizar análisis específicos para determinar de forma más clara los segmentos de mercados en los que FCVs y PHEVs pueden competir, ya que los datos disponibles no son suficientes para establecer esats diferencia. En cualquier caso, uno de los aspectos más destacados del análisis que se reseña es que, a pesar de sus limitaciones, pone claramente de manifiesto la importancia de tener en cuenta la diversidad del mercado de los vehículos de pasajeros en los futuros análisis comparativos.

Fuente. Navarrainnova

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: