Saltar al contenido

Se alquila coche eléctrico

19/04/2011

La estación de servicio ezcaba, en villava, oferta la posibilidad de ponerse al volante de un vehículo ecológico.

 Iñaki Zozaia, director gerente de la gasolinera Ezcaba, recarga el coche eléctrico en un poste público situado en Pamplona.

Iñaki Zozaia, director gerente de la gasolinera Ezcaba, recarga el coche eléctrico en un poste público situado en Pamplona.

El concepto de gasolinera, como un surtidor exclusivo de derivados del petróleo, pasará pronto a ser historia. Suministrador de combustibles podría ser uno de los términos que tomen el relevo. Junto al gasóleo y la gasolina, los conductores podrán repostar en ellos GLP (Gas Licuado del Petróleo), gas natural comprimido, hidrógeno o recargar en pocos minutos las baterías de sus vehículos eléctricos.

Desde hace dos meses la estación de servicio Ezcaba de Villava, que también es la única gasolinera navarra que sirve GLP, cuenta con un poste para el abastecimiento de energía eléctrica. Y para acercar a los ciudadanos navarros esta nueva tecnología, la propia estación ha decidido poner a disposición de sus clientes un turismo Peugeot Ion que se pueda alquilar a partir de 12 euros la hora. “El coche eléctrico está en boca de todos, pero muy pocos pueden probarlo. Nosotros ofrecemos esa posibilidad”, explica Iñaki Zozaia, director gerente de la estación de servicio Ezcaba de Villava e impulsor de esta pionera iniciativa comercial.

Este vehículo, el primero en su clase que se puede conducir en Navarra, cuenta con una autonomía de 150 kilómetros gracias al panel de baterías que se ubican en el fondo del suelo. El coste de la utilización, uno de sus grandes atractivos, oscila entre 1,50 y 2 euros cada cien kilómetros, aunque “el consumo de las baterías depende del uso de extras como el aire acondicionado, u otros elementos, como los faros, los limpiaparabrisas o la radio”. En cualquier caso, muchísimo más económico que en un vehículo movido por un combustible de naturaleza fósil.

El respeto por el medio ambiente es la otra gran baza del coche eléctrico. “Quien conduce un vehículo de este tipo siente desde el primer momento que está contribuyendo a conservar el medio ambiente”. La contaminación es nula, incluida la acústica. Y es que el motor, situado en la parte trasera, llama su atención por su reducido tamaño pero, sobre todo, por su inexistente sonoridad. Arrancarlo no genera el mínimo ruido. Y al volante, todo se simplifica, dado que se trata de un coche de cambio automático, sin embrague y sin marchas, por lo que la experiencia resulta totalmente novedosa.

público objetivo

Curiosos probadores y turistas ocasionales

Además de los curiosos e interesados en conducir un coche 100% eléctrico, la estación de servicio Ezcaba va a ofertar su alquiler a los clientes del Hotel Villava. Las tarifas oscilan entre los 12 euros una hora, hasta 100 euros el día completo. “Como ventajas, se puede aparcar gratis en la zona azul de Pamplona, hacer las gestiones y luego regresar, sabiendo además que no has contaminado nada”, apunta el impulsor del proyecto.

Además del poste eléctrico situado en la gasolinera Ezcaba, en Pamplona existen actualmente otros cinco puntos de recarga gratuitos distribuidos por la ciudad a los que literalmente se enchufa el coche eléctrico por medio de un cable. Para poder utilizarlos es necesario solicitar al Ayuntamiento de Pamplona una tarjeta electrónica que sirve para desbloquear el cierre que protege los conectores, situados junto a plazas de estacionamiento habilitadas especialmente para ello. El proceso es sencillísimo y el nivel de carga se puede visualizar en un display digital que tiene el propio poste de carga.

Iñaki Zozaia no duda en respaldar los nuevos combustibles no contaminantes. “Con los tiempos que corren, no puedes apostar por otra cosa que no sean los coches ecológicos. Se acaba o no se acabe el petróleo, que no creo que lo conozcamos, lo que sí vamos a seguir conociendo es el aumento de su precio y del precio de sus derivados. Por lo que la tarta de los combustibles se va a dividir en varias porciones”. En ese sentido, reconoce que otros colegas de profesión “me dicen qué estoy tirando piedras contra mi propio tejado, cuando en realidad estoy subiéndome al carro de algo que va a llegar antes o después”.

La industria automovilística, sin embargo, aún está dando sus primeros pasos en el terreno de los coches eléctricos. Frente a las ventajas del importante ahorro en el consumo o su absoluto respeto por el medio ambiente, el gran handicap de esta tecnología es el tiempo que se requiere para recargar las baterías. En el caso del coche de la estación de servicio Ezcaba son necesarias 6 horas para una carga total. “Hay mucho por hacer. Tienen que cambiar los precios de los coches, las infraestructuras, pero sobre todo son necesarios postes de recarga rápida, para que esto se generalice”, advierte Iñaki Zozaia, que observa el futuro con optimismo. “Es algo en lo que ya se está trabajando y que pronto llegará. Antes de lo que pensamos”.

Fuente: Noticias de Navarra

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: