Skip to content

EL uso del coche eléctrico puede generar una “burbuja”

15/03/2011

Un estudio universitario alerta de su alto coste como alternativa al vehículo a motor. 

El uso del coche eléctrico como alternativa para el transporte podría llevar a una «burbuja» similar a la que se ha producido en la energía fotovoltaica, comenta en una entrevista a Efe Ricardo Guerrero, profesor del departamento de Física Básica de la Universidad de La Laguna. Guerrero es autor de un estudio sobre el presente y futuro de los biocombustibles líquidos junto a Gustavo Marrero, del departamento de Análisis Económico de la Universidad de La Laguna; José Manuel Martínez-Duart, del departamento de Física Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, y Luis Puch, del departamento de Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid.

Explica Guerrero que la electricidad para los vehículos puede proceder de las energías renovables, pero lo más habitual es que lo sea de la convencional, con lo que con la implantación masiva de esos turismos habría menos contaminación en las grandes ciudades, pero no en los lugares en los que se produce la energía eléctrica. Además, en el caso de España, se seguirá dependiendo de importar la materia prima.

Otro problema del vehículo eléctrico es el precio de la batería, que está en torno a los 600 dólares por kilovatio-hora de energía acumulada y, a juicio de Ricardo Guerrero, si no baja a la mitad será un lastre para su desarrollo. Comenta también que la conversión de energía en el vehículo puramente eléctrico se puede tratar de «combinar» con combustible renovable en el vehículo híbrido, para que cuando la batería se agote haya un motor que de más autonomía de desplazamiento.

Frente a la situación de apostarlo todo por el coche eléctrico los investigadores citados proponen que en España se aumente la producción y utilización de los biocombustibles, con lo que se conseguiría reducir la dependencia energética, se aumentaría así el valor de las cosechas y se recuperaría y se pondría en valor energéticamente la materia viva.

Marcas automovilísticas

En este ámbito el Gobierno de España ha subido la exigencia de mezclar la gasolina y el gasoil, de forma que casi el 6 por ciento de los combustibles líquidos para automoción están compuestos por biocombustibles, sostiene Guerrero.

Si la mezcla se sube de modo que los combustibles supongan entre el 10 y el 12 por ciento puede ocurrir que las marcas automovilísticas digan que no pueden garantizar la duración de los vehículos, y en ese caso habría que tomar medidas adicionales como decirles que si quieren vender en tu país tienen que garantizar que pueden asumir ese incremento, subraya.

El investigador dice también que es partidario del uso del vehículo flexible, que funciona sobre todo en Brasil y que permite cualquier tipo de mezcla. «Lo que decimos es que, ya que es evidente que nos metemos en el híbrido, que se acepte también el biocombustible», declara Guerrero, quien subraya que la idea general es que se disponga del mayor número posible de opciones y no se apuesta solo por una, porque de ese modo se aumenta el riesgo.

Fuente: abc

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: