Saltar al contenido

El ‘leasing’ de vehículos pueden ayudar al coche eléctrico

18/02/2011

El uso del ‘leasing’ de vehículos como alternativa a la compra o un modelo de alquiler de baterías en el que los consumidores paguen a los proveedores por el número de kilómetros recorridos en vez de por los kilovatios consumidos son dos fórmulas que podrían ayudar a desarrollar el coche eléctrico, según el informe de Accenture ‘Changing the game: Plug-in electric vehicle pilots’.

   En el informe se citan algunas de las principales dificultades para implantar el coche eléctrico y se analizan varios modelos de negocio. Además, se advierte de que el desarrollo del vehículo eléctrico se acelerará si los sectores públicos y privados fomentasen la demanda, se redujeran los costes de las infraestructuras de carga y se controlase su impacto en la red eléctrica.

   Dentro de los modelos de negocio basados en la carga, Accenture considera que las infraestructuras públicas deben asumir el liderazgo e identifica varios riesgos, algunos de ellos relacionados con los costes de adopción, la dificultad de prever unos hábitos de recarga y el carácter limitado de la demanda.

   “Se necesitan unos modelos comerciales más rentables para la sostenibilidad de este mercado”, entre los que figuran el desarrollo de infraestructuras privadas de carga con una prima para controlar la demanda o el modelo ‘end-to-end’, señala el informe.

   En la comercialización de automóviles, Accenture indica que algunos fabricantes tratan de vender este tipo de vehículos directamente a los consumidores, pero que el alto coste de las baterías disuade a muchos potenciales compradores. “El ‘leasing’ de vehículos resultaría una opción más atractiva, ya que permitiría distribuir el elevado precio de compra a lo largo de un período de tiempo”, señala.

   En cuanto al alquiler de baterías, destaca un modelo en el que “algunos proveedores de servicios serían los propietarios de las baterías y realizarían su mantenimiento, ofreciéndolas en alquiler por medio de un servicio de suscripción por el que los consumidores pagarían por kilómetros recorridos en lugar de pagar por cantidad de electricidad consumida”.

DIFICULTADES.

   Por otro lado, el estudio identifica dificultades relacionadas con el coste, el control de las recargas y el desarrollo a escala del vehíclo. Sobre el primer aspecto, advierte de que “las empresas muestran escaso interés por invertir en infraestructuras públicas de carga debido a sus elevados costes y a la preferencia de  los consumidores de realizar la recarga en el hogar”, señala.

   “En los estudios piloto se pone de manifiesto el riesgo de que los consumidores no utilicen los puntos públicos de carga abonando las tarifas que sería necesario aplicar para recuperar la inversión, que oscila entre los 3.500 euros de una estación de carga hasta los 35.000 euros de una unidad de carga rápida que permita recargar un coche en treinta minutos”, señala.

   Sobre el segundo aspecto, advierte de la dificultad de prever las recargas y de la reducida capacidad para supervisar sus efectos en el suministro de energía, mientras que entre las dificultades relacionadas con el desarrollo a escala cita la de controlar el impacto sobre la red eléctrica de la expansión de este mercado.

Fuente: Europress

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: