Saltar al contenido

Deportivo eléctrico para un niño

18/01/2011

El vecino de Cintruénigo Luis Pérez Lauroba ha construido para su hijo Martín, que tiene seis meses, un coche deportivo de los años 20 con motor eléctrico. Cree que podrá conducirlo a los tres años.

UN coche deportivo clásico inspirado en un triciclo Bugatti de 1924 y que funciona con motor eléctrico. Este es el vehículo que ha diseñado y construido el cirbonero Luis Pérez Lauroba, de 29 años, para su hijo Martín, que cuenta con seis meses de vida.

El coche pesa unos 30 kilogramos y está dotado de un motor eléctrico que funciona con baterías de 12 voltios cada una. Dispone de una velocidad delantera y marcha atrás. Puede alcanzar los 20 kilómetros por hora y, entre los extras, dispone de luces y claxon.

Martín Pérez, dada su corta edad, no está capacitado todavía para conducir este vehículo pero, como indicó Luis Pérez Lauroba, “en cuanto tenga tres años estará en condiciones de hacerlo”. “Él disfrutará mucho, pero yo más todavía. Ver a mi hijo Martín al volante me compensa suficientemente los quebraderos de cabeza que me ha producido conseguir este vehículo”, aseguró.

En este sentido, afirmó que ver materializado este capricho le ha costado algo más de dos meses de trabajo y “un dinero”. “Pero todo lo doy por bien empleado”, indicó.

Luis Pérez Lauroba trabaja en la empresa Funeraria Perla que tiene su familia en Cintruénigo y en la distribución de leña y gasoil. Aunque su labor profesional nada tiene que ver con el mundo de la automoción, se confiesa un “chalado por los coches”. Además, tiene una colección de motos restauradas y ahora trabaja con una Vespa antigua.

Vehículos a escala

Luis Pérez comenta que su afición por los vehículos a escala se debe a que es un “enfermo de las antigüedades”.

Por lo que se refiere a los motivos que le condujeron a construir este vehículo, reconoció que le motivó ver en casa de un viejo amigo un coche de pedales que le había construido su padre hace 25 años. “Noté como un chisporroteo de inspiración y pensé que yo me iba a construir uno”, indicó.

A partir de ese momento se puso manos a la obra y comenzó a desarrollar los planos teniendo muy claro el objetivo que perseguía: construir un monoplaza de época con marcado acento deportivo.

Tras estos primeros pasos, puso su iniciativa en común con el también cirbonero Andrés Ayensa, especialista en motos, que le facilitó un motor eléctrico. Luis Pérez, a base de consultar en Internet, logró acoplar el citado motor al bólido.

Una vez que finalizó la construcción del deportivo, se expuso en el escaparate de la tienda de bicicletas de Andrés Ayensa. “Acabó cansado de dar explicaciones a todos los que entraban a verlo”, aclaró Luis Pérez.

Después, este peculiar deportivo también pudo verse en el escaparate de un comercio del centro de Corella, localidad ribera en la que nació la mujer de Pérez.

“Fueron muchos los que quisieron conocer el precio del coche para comprarlo, pero no se trata de venderlo. El coche es para mi hijo Martín”, concluyó.

Fuente: Diario de Navarra

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: