Saltar al contenido

Electrolineras que aceleran las recargas eléctricas

10/01/2011
  • Albiasa crea una tecnología que reduce el tiempo de carga del vehículo eléctrico
  • El sistema funciona con paneles fotovoltaicos y plantas termosolares
  • Es la alternativa al desplazamiento en la ciudad por su nula contaminación. Las principales firmas del sector del automóvil preparan el desembarco del coche eléctrico que se visualiza como el futuro de un mercado que vive horas bajas en las ventas por la crisis económica.

    Un nuevo concepto de movilidad que permitirá contaminar menos y ahorrar en combustible. Pero uno de los principales problemas que presentan estos coches eléctricos es su lento y prolongado tiempo de recarga en comparación con un vehículo convencional.

    No en vano, las electrolineras que se están diseñando en la actualidad ofrecen solo la alternativa de llenar las baterías de electricidad durante la noche, en las denominadas ‘horas valle’, donde el consumo de la electricidad no colapsa la red de suministro.

    “A esto se añade su limitada autonomía en trayectos largos que hacen que no puedan superar los 100 kilómetros de distancia en carreteras interurbanas”, explica Jon Albisu, director general de Albiasa Solar.

    La empresa vasca, especializada en energías renovables orientadas a la explotación de la energía solar, está desarrollando una tecnología pionera que permitirá abastecer las baterías de los coches a través de placas fotovoltaicas y microplantas termosolares.

    Nuevas alternativas energéticas cuya principal ventaja es la de poder realizar recargas rápidas reduciendo el tiempo invertido en esta labor a 15 minutos para cubrir hasta un 80% de la capacidad de las baterías del vehículo eléctrico. “Nuestras electrolineras aportan un suministro que sin hacer un esfuerzo en la red eléctrica ofrece a través de la radiación solar un abastecimiento suficiente para realizar trayectos largos”.

    La novedosa tecnología ideada por la firma solar se basa en tres ejes. El primero es la propia fuente solar en la que se incluye el desarrollo de plantas solares fotovoltaicas y microplantas termosolares que se han diseñado al servicio del coche eléctrico.

    El primer dispositivo es un conjunto de paneles de silicio que generan una corriente eléctrica para alimentar las baterías del vehículo del futuro. Por su parte, las plantas termosolares están compuestas por un sistema de espejos que proyectan la luz solar sobre un conducto que en forma de tubos calienta el aire y al combinarlo con agua, se produce un vapor que será la base para recargar las baterías con electricidad natural.

    Un componente importante de las futuras electrolineras será la construcción de acumuladores que funcionan con elementos electroquímicos para permitir una regulación de la capacidad de recarga de cada punto de suministro eléctrico. “Este sistema posibilita que se pueda cubrir el abastecimiento en días nubosos o en la noche, cuando la radiación es mucho menor”, subraya Albisu.

    Junto a estas dos tecnologías, el futuro surtidor solar incorporará un regulador del sistema de suministro que se instalará en el propio poste de carga eléctrica y se trata de un colector que controlará la potencia de recarga de cada coche. “Estas pequeñas plantas son sencillas y viables para instalarlas en muchos puntos de España donde los niveles de radiación son elevados como es el caso de Madrid y Andalucía”, detallan desde el equipo responsable del proyecto pionero.

    Entre las principales ventajas que ofrecerá este sistema de recarga energético está la posibilidad de poder hacer “recargas más rápida o recambios de batería en zonas con mayor carencia solar“.

    No en vano, las plantas termosolares podrían generar un volumen de potencia que haría viable unas 100 recargas al día, mientras que las novedosas placas fotovoltaicas están capacitadas para abastecer una media de hasta 10 recargas al día. “La autonomía del coche con esta potencia podría alcanzar los 200 kilómetros“, añade el responsable del proyecto.

    Otra de las prestaciones que aportan estos surtidores solares es que las empresas del sector podrían instalarlas sin necesidad de “depender de una conexión a la red eléctrica, lo que reduce notablemente el coste invertido en estas infraestructuras de recarga”.

    Electrolineras que se alimentarán de luz solar para garantizar recargas más rápidas de los coches del futuro.

    Fuente: El Mundo

    No comments yet

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: