Saltar al contenido

España aspira a fabricar 200.000 vehículos eléctricos en el 2020

10/12/2010

Nissan retrasa la adjudicación a Barcelona del ensamblaje de 10.000 furgonetas sin emisiones

Los coches enchufables o híbridos alcanzarán un máximo del 10% de la producción total

El pastel del coche eléctrico puede estar creciendo desmesuradamente por un exceso de levadura. Algunos fabricantes ya han advertido a los gobiernos de que la apuesta por el vehículo del futuro no puede perder de vista la crisis actual del sector. Un estudio del Observatorio de Prospectiva Industrial de la Generalitat calcula que España puede aspirar a producir unos 200.000 coches enchufables o híbridos al año en el 2020, lo que representa un 10% del volumen total de turismos ensamblados en el país.

La hipótesis conservadora, condicionada por un precio más alto de las baterías, reduce la producción de coches sin emisiones en España a 120.000, equivalente a un 6% de la industria. Los proyectos a más corto plazo incluyen el de una furgoneta eléctrica y motores en la planta de Nissan en la Zona Franca, coches híbridos de Seat en Martorell, un biplaza de Renault en Valladolid y el monovolumen sin emisiones C-Max de Ford en Almussafes.

Nissan está retrasando el anuncio de la adjudicación a Barcelona de la producción de 10.000 unidades al año de la furgoneta NV200, un modelo que ya se fabrica con motor de combustión en la planta catalana. El subdirector de operaciones industriales de la compañía en España, Frank Torres, mostró su confianza en que el modelo se asigne a Barcelona, aunque advirtió de que «tendrá una importancia más estratégica que de volumen de producción» después de la pérdida del proyecto de una nueva camioneta con motor convencional con una fabricación prevista de 60.000 unidades.

DEMASIADAS BATERÍAS / El desbordante suflé generado por las expectativas del vehículo eléctrico se aprecia con claridad en que las nuevas fábricas creadas o en proyecto podrán producir 2,7 millones de baterías al año en poco tiempo. «Podemos asistir a una sobrecapacidad de fabricación de baterías con las consecuencias que tendría para estas empresas, más teniendo en cuenta que la inversión media por centro de producción es de 300 millones», afirman Damià Martín y Tomás Megía en el estudio de la Generalitat.

En la carrera por situarse en el nuevo mapa de la industria del automóvil, los gobiernos también compiten. El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha anunciado una inyección de 255 millones para el coche eléctrico en el 2011, de los que 80 serán para subvencionar con 6.000 euros a los compradores.

SUBVENCIONES PARA ‘RICOS’ / El presidente de Ford España, José Manuel Machado, se ha mostrado a favor de los incentivos económicos como un impulso para que la industria invierta en los modelos nuevos, pero ha advertido de que «el Gobierno subvencionará a personas con un poder adquisitivo alto que pueden comprar un coche de 40.000 euros».

El presidente de Seat, James Muir, subraya los obstáculos del nuevo negocio. Además de algunas limitaciones técnicas como la autonomía, el precio elevado es un freno poderoso. «Los consumidores quieren comprar un coche eléctrico, pero no van a pagar precios elevados. Queda un largo camino por recorrer en el que también hay otras tecnologías».

Fuente: El periódico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: